Cómo hacer una crónica deportiva

Cuando hablamos de crónica, nos referimos a aquel texto narrativo con el cual relatamos ciertas situaciones en orden cronológico, añadiendo las impresiones o valoraciones que percibimos.

Estas crónicas, son caracterizadas por su aportación de detalles en lo ocurrido durante el evento; es decir, informan datos específicos como la hora, el ambiente, las sensaciones y todo lo necesario para que el lector logre captar la información como si fuese estado presente.

Ahora bien, existen diferentes tipos de crónica; a saber, las crónicas políticas, de viajes, de sociedad, de sucesos y deportivas. En esta ocasión, te explicaremos como realizar tu propia crónica deportiva. Veamos,

¿Qué es una crónica deportiva?

La crónica deportiva es la narración detallada de un evento deportivo. Puede ser de futbol, beisbol, tenis, básquet o algún otro deporte; además, en este tipo de crónicas pueden incluirse campeonatos, entrenamientos, juegos amistosos, etc.

Estructura de una crónica deportiva

Para escribir una crónica deportiva es preciso distribuir la información de la siguiente manera:

  • Inicio: plantear la situación de forma general.
  • Desarrollo: presentar secuencialmente los momentos más importantes.
  • Cierre: presentar la situación final del hecho narrado.

Ejemplo de una crónica deportiva

Lo siguiente es la narración de un evento deportivo ficticio que hemos propuesto como ejemplo para enseñarte a escribir tu propia crónica.

No mencionaremos nombres de equipos, jugadores, ni ciudades; pero obviamente toda crónica debe tener estos datos bien especificados.

Narración

Nos encontrábamos en el estadio más emblemático del país para disfrutar de un partido de futbol prometedor. Todos los aficionados con la expectativa de lo que sucedería en estas eliminatorias.

Eran tan solo las 9:00 de la mañana y ya los miles de aficionados aguardaban a que abrieran el estadio para ubicar su asiento. Su alegría y entusiasmo se evidenciaba a pesar del fuerte calor que se sentía en el ambiente.

Un par de horas más tarde, a las 11:00 am mientras el sol brillaba con más fuerza, se podía ver que algunos de los presentes abanicándose y comprando botellas con agua helada para refrescarse; pero seguían contentos. Nada aminoraría su pasión por el futbol.

Por fin llegó la hora en que se abrieron las puertas del estadio, las 3:00 de la tarde y todos avanzaban para hallar el mejor lugar.

Posteriormente a las 5:00 pm se dio inicio al juego. Se oye el sonido del silbato y a su vez los silbidos de quienes ocupan las gradas.

Ambos equipos comienzan su lucha por ganar, dando lo mejor de sí para no dar ventaja al oponente.

Era el minuto 30 y aun el marcador se encontraba 0-0. Pero cinco minutos después, el equipo visitante patea el balón y traspasa la línea de meta. El segundo delantero del equipo local rápidamente se sitúa en el córner de su adversario y se prepara para un tiro de esquina. Todos los aficionados se paralizan y comienza el estrés. En ese momento, lanza el balón y uno de sus compañeros remata con un cabezazo y ¡anota! Se escuchan gritos, aplausos y toda la algarabía. Los aficionados de pie manifestando toda su emoción.

Continuaba el partido y el equipo visitante luchaba por cambiar el marcador y el local por mantenerlo e incluso anotar otro. Pero sonó el silbato y el primer tiempo finalizó con el marcador 1-0.

Seguidamente comenzó el segundo tiempo. Durante los primeros 20 minutos nada relevante sucedió. Sin embargo, por el minuto 25 parecía que el equipo visitante lograría su cometido, pero el equipo local no se dejó.

Al final llegó el minuto 45 y el marcador quedó en 1-0. Sonó el silbato final y el equipo local junto a sus aficionados celebraron la victoria.

Add Comment